Para garantizar la protección de los usuarios y usuarias y del personal de las instalaciones, el gobierno local elaboró un completo protocolo de seguridad.

Después de dos meses cerradas, las bibliotecas municipales (Os Templarios y Xabier P. Docampo) reabrirán sus puertas el próximo lunes, 18 de mayo. Eso sí, con el objetivo de garantizar la mayor seguridad tanto para los usuarios y usuarias como para el personal trabajador, estas instalaciones funcionarán, únicamente, para ofrecer los siguientes servicios: para préstamo y devolución de fondos bibliográficos y para proporcionar información bibliográfica y bibliotecaria a la ciudadanía. Como explica la concejala de Cultura, Mónica Varela, “el objetivo es seguir ofreciendo esta prestación esencial, pero siempre garantizando tanto su protección como la de los trabajadores y trabajadoras de estas dependencias”.

Tal y como señala la concejala, “la reapertura se realizará después de elaborar un protocolo con directrices y medidas preventivas que será de obligado cumplimiento para todas las personas que acudan a las instalaciones”. El documento incluye las siguientes medidas:

  • En cuanto a horarios, la biblioteca Xabier Docampo abrirá de lunes a viernes de 10.00 a 13.00 horas y de 16.00 a 20.00 horas. La biblioteca Os Templarios estará abierta de lunes a viernes de 10.00 a 13.00 horas y de 16.00 a 20.00 horas y los sábados de 10.00 a 13.00 horas. La sala infantil de esta instalación estará disponible los jueves, en horario de mañana, y todas las tardes de lunes a viernes.
  • Los vecinos y vecinas deberán solicitar cita previa para acceder al servicio con 24 horas de antelación. Para hacerlo, disponen de los correos electrónicos bibliotecaostemplarios@cambre.org (número de teléfono de la biblioteca Os Templarios para más información 981 66 14 58) y bibliotecaxabierdc@cambre.org (número de teléfono de la biblioteca Xabier P. Docampo para más información 981 66 52 36).
  • Al solicitar cita, los usuarios y usuarias podrán hacer la reserva anticipada de su obra. El Concello atenderá todas las solicitudes según el orden de llegada y se comunicará con la persona solicitante por el mismo canal –ya sea a través de correo electrónico o teléfono-.
  • Los cambreses y cambresas que deseen devolver un ejemplar podrán hacerlo depositando el libro en los buzones de estas instalaciones.
  • Con el fin de evitar concentraciones, los préstamos pendientes de devolución entre el 17 de febrero y el 13 de marzo –15 días antes del decreto del estado de alarma- quedarán prorrogados hasta el 11 de junio. Con esta medida, los vecinos y vecinas tendrán un amplio margen de tiempo para realizar sus devoluciones.
  • Las instalaciones no podrán utilizarse para el estudio, y tampoco se realizarán actividades culturales o préstamo interbibliotecario.

Asimismo, no está permitido hacer uso de los ordenadores y medios informáticos ni de catálogos de acceso público online o en ficha.

  • El personal de la biblioteca proporcionará las obras solicitadas a los usuarios y usuarias. Una vez consultadas, se depositarán en un lugar aparado y estarán separadas entre sí durante, por lo menos, catorce días.
  • Las colecciones en libre acceso permanecerán cerradas al público. Solamente se podrá acceder a ellas en lo relativo a la literatura infantil. En este caso, los niños y niñas estarán acompañados por el personal bibliotecario y no podrán tocar las colecciones.

Además de estas directrices, se recomienda a los vecinos y vecinas que acudan solos o solas a las bibliotecas. Los menores de 14 años podrán acceder a las instalaciones siempre y cuando estén acompañados por una persona adulta.

Atendiendo a las recomendaciones de los organismos sanitarios con respecto a las medidas higiénicas, los vecinos y vecinas tendrán que desinfectarse las manos con gel hidroalcohólico para acceder a las dependencias. En cuanto al uso de la mascarilla, los usuarios y usuarias deberán portarlas y utilizarlas, siempre que sea posible, durante todo el tiempo de circulación en el interior de estos edificios. Por último, las personas deberán mantener, en todo momento, la distancia interpersonal de 2 metros con otros usuarios y usuarias y con el personal trabajador. El personal de las bibliotecas estará provisto, asimismo, de pantallas de protección facial.