Mejorar la movilidad y la accesibilidad en el núcleo urbano y poner en valor un entorno patrimonial único como la Iglesia de Cambre y el cruceiro. Esos son los dos objetivos que el equipo de gobierno conseguirá con el proyecto de reforma de la Praza Europa. Con este plan, el Concello sigue dando pasos para darle al núcleo urbano una imagen completamente renovada. De hecho, las actuaciones de la segunda fase del proyecto ya están adjudicadas, y el Concello acaba de sacar a licitación las obras de la primera fase, que servirán para completar el plan. Ayer se realizaron diferentes trabajos de topografía en la zona, y próximamente arrancarán las obras englobadas dentro del proyecto.

A través de esta obra, se completará la relación entre los lugares públicos existentes, creando un espacio armónico en torno a la Iglesia de Santa María. Se proponen una serie de recorridos desde la Plaza Europa hacia la Iglesia y el Campo da Feira, dejando una superficie continua en frente a la Iglesia, de forma que permita su conexión con el edificio del Concello, con el Campo da Feira y con el Museo Arqueológico.

Durante los trabajos se trasladarán tanto señales y cartelería no acordes con el entorno en el que se encuentran como también algunas especies vegetales existentes que se aprovecharán para poblar las nuevas áreas ajardinadas que se contemplan en los tránsitos que prevé el proyecto. Además, se substituirán las aceras y la superficie de asfalto actual por pavimento de piedra para darle así continuidad a la estética de la Plaza Europa y del Campo da Feira. Se elevará el paso de peatones que da acceso a la Iglesia, situándose a la misma cota de altura de la plaza.

El alcalde, Óscar García Patiño, explica que este proyecto servirá para mejorar los recorridos peatonales, “mejorando la accesibilidad y la movilidad en el núcleo urbano, consiguiendo, además, la puesta en valor de un enclave único que necesita reordenación”.