La Casa Consistorial acogió hoy una sesión del pleno extraordinaria para modificar un acuerdo adoptado por la corporación en enero. Tras este acuerdo, el Concello solicitó una subvención del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía.
El IDAE envió un escrito requiriendo algunas modificaciones en la documentación presentada en el mes de febrero.

El Concello de Cambre celebró hoy, lunes 16 de marzo, una sesión del pleno extraordinario en la que se aprobó la modificación de un acuerdo adoptado en el mes de enero. Uno de los puntos aprobados en la sesión ordinaria de enero fue la propuesta para solicitar al IDAE una subvención para renovar el alumbrado público en varios puntos del municipio. Tras su aprobación, el Concello presentó, el 10 de febrero, su solicitud para participar en el programa de subvenciones. Por su parte, el IDAE envió un escrito al Concello requiriendo algunas modificaciones en la documentación presentada. El pleno dio luz verde a la propuesta para cambiar el acuerdo adoptado en el pleno de enero y para aprobar el proyecto, que implicará la sustitución de 2.061 puntos de luz en Cambre, O Temple, A Barcala y el político del Espíritu Santo.

En el requerimiento presentado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía señalaban, por un lado, la necesidad de incluir en la documentación una relación de todos los centros de mando del término municipal –incorporando, en un apartado diferenciado, los centros de mando que se renovarían con la ejecución de este proyecto. Asimismo, solicitaban que un técnico municipal avalase toda la información proporcionada en los documentos presentados por el Concello.

La intención del Concello es que el IDAE pueda sufragar el 80% de esta obra (1.480.620,73 euros), mientras que la cuantía restante procedería de las arcas municipales (370.155,18 euros).

Con esta inversión, el equipo de gobierno buscará conseguir un doble objetivo: renovar el alumbrado exterior en varios puntos del municipio y favorecer, no solo una mayor eficiencia energética, sino también una reducción en las emisiones de CO2. El proyecto incluye la sustitución de 2.061 puntos de luz convencionales por otros con sistema LED. Esta tecnología garantizará una mayor luminosidad y repercutirá, asimismo, en la economía municipal por el mayor ahorro que se consigue con este tipo de iluminación. La estimación del Concello es conseguir un ahorro aproximadamente un 60% en el gasto anual de iluminación, lo que implicaría un ahorro un ahorro de 300.000 euros.

 

Se trata de un proyecto coordinado por el concelleiro de Urbanismo e Obras, Juan González Leirós, y está realizándose en colaboración con la concelleira de Servizos e Seguridade Cidadá, Elisa Pestonit, y con la concejala de Mobilidade e Medio Ambiente, Patricia Parcero Quiñoy.

La propuesta se aprobó con los votos a favor de Unión x Cambre, PSOE, CS, Alternativa dos Veciños y Esquerda Unida y con las abstenciones del PP y del BNG. El alcalde, Óscar García Patiño, explicó que los “servicios técnicos municipales no podían garantizar que esta ayuda no se perdiese en caso de no aprobarse la modificación y el proyecto en el pleno”, razón por la que se celebró la sesión extraordinaria.

Ante la situación de emergencia sanitaria que se está viviendo por el nuevo coronavirus, el Concello adoptó una serie de medidas de prevención. Entre ellas, se acordó la celebración del pleno a puerta cerrada y manteniendo, además, la distancia de seguridad entre los miembros de la corporación municipal.